la foto

Recuerdo cuando era niña y llegaba el primer día de cole. Casi siempre comenzábamos con una Redacción sobre las vacaciones estivales. Entonces era así nuestra EGB. Desconozco si las niñas y niños de Hoy tienen el mismo comienzo.
La Redacción ya suponía una presión en sí por el hecho fundamental de no cometer errores gramaticales o faltas de ortografía. Si a eso le añades la exposición social, toda una clase (recién aterrizada), escuchando tus aventuras y/o desventuras veraniegas, suponía un comienzo bastante estresante, al menos para mí, que siempre he llevado mi propio ritmo y soy mas de petit comité. La vida de adulto, en algunos aspectos, no ha cambiado mucho.

Ahora puedo imaginar cuánta fantasía debía de haber en aquellas redacciones que competían por representar las mejores vacaciones de cualquier niño o niña.
Y después de casi cuarenta años, me encantaría volverlas a leer y me atrevo incluso a volver a ser niña y hacer una redacción de mi verano de 2015:

“ Este verano ha sido caluroso, muy caluroso, ha sido un verano de calor, de reencuentro con los amigos que han estado lejos. Ha sido un verano de muchos abrazos, de risas, de besos y lametones, de amor, de mucho amor y mucho amar. Ha sido un verano de familia, de cortijo y alberca, de moras, de mermelada, de huerto. Ha sido un verano de Aldous Huxley, Phillip K.Dick, Hausmann, de cine al aire libre, de V.O, de calles con encanto, de explorar lugares nuevos, de música, de cervezas, de poco mar, de melancolía..Un verano de sierra, de excursiones, de mas besos..
Ha sido un verano de luna llena, de estrellas fugaces y muchos deseos.
Un verano de charlas hasta el amanecer, de reflexión, de tomar conciencia y decidir..

También ha sido un verano de niños que no han tenido vacaciones ni las van a tener nunca más.Un verano de familias que buscan un nuevo hogar porque el suyo se lo arrebataron los señores de la guerra.
Un verano de mujeres que no conocerán el amor de verdad porque conocieron al hombre que no tenían que haber conocido, al que no tenía que haber existido.

Ha sido un verano de alambradas y parapetos, de muchas vidas perdidas remediablemente.
Un verano de “Telmas” con menos suerte que ella,” Telmas” malqueridas.

Aunque también ha sido un verano de solidaridad, de acogimiento, de lucha, de movilización,de conciencia social y vital, de buena gente que ama y respeta la vida.. de la especie que sea.
Ha sido un verano de sonrisas y lágrimas, un verano agridulce con tintes de esperanza.”

El final del verano llegó y tú partirás..