Dibujo realizado por Juan Luis López

Dibujo realizado por Juan Luis López

Érase una vez una niña con muchos sueños. Soñaba tanto que dejó de distinguir
lo real de lo inventado. Soñaba con muchas vidas, aventuras y con muchas experiencias.
Lo deseó tanto, con tanta fuerza y con los ojos cerrados, que es como se piden los deseos,
que se cumplió.

La niña tuvo sus vidas, sus aventuras, sus experiencias, pero no como esperaba.
Así conoció la frustración, la pena, la ira, el dolor, la soledad…

No eran las vidas que había soñado tener y lamentó haber pedido el deseo.
La niña lloró y lloró tanto, que se le secaron los ojos y dejó de ver. Entonces gritó y gritó tanto,
que perdió la voz. Salió corriendo para volar, pero no pudo. Sus vidas pesaban demasiado.

Quiso llorar pero no tenía lágrimas, quiso gritar pero ya no tenía voz. Agotada, se sentó en un pedrusco en el suelo de tierra mojada por las lágrimas derramadas. Entonces, respiró con tanta profundidad, que el olor a tierra húmeda le hizo, por un instante, rozar algo parecido a la felicidad,al recuerdo de un tiempo mejor. Y de repente, después de mucho tiempo sin saber de él, escuchó los latidos de su corazón que le susurraba al oído:

Querida mía, no te preocupes más por no tener ojos, yo te presto los míos y también mi voz.Ya no tendrás que gritar más. Quien quiera escucharte se acercará tanto que
no tendrás que alzar la voz jamás.
Al oír este susurro, a la niña se le iluminó la cara y se le dibujó la sonrisa mas bonita
que el mundo haya visto jamás. Y el corazón bombeó con más fuerza que nunca. Se sintió poderoso por haber hecho sonreír a la niña. Tan poderoso se sintió que también quiso volar.

¡¡Suelta el lastre y volemos!!

Le susurró a la niña. Pero a ella tanta emoción le abrió el apetito, de manera que
decidió comerse el lastre. Empezó con la pena y se le hizo un nudo en la garganta.
Continuó con la soledad, con el dolor y así hasta terminar con la frustración,
el bocado más amargo para ella junto con la pena.

Finalmente, con el estómago lleno y sin lastre alguno, su corazón y ella volaron y volaron
y se hicieron inseparables y ya no dejaron de volar. Y la niña empezó a ver y
a hablar a través de su corazón y ya nunca la niña perdió esa sonrisa,
la mas bonita que el mundo haya visto jamás.

Dibujo realizado por Juan Luis López

Dibujo realizado por Juan Luis López

Gracias,  Luan Luis López, por prestarme tus preciosos dibujos :)